LLÁMANOS AL 55 5257 5119

José Sánchez

0

Your Cart

CARE TIPS

Cuidado de cada día

Los elementos externos, como el calor y la humedad excesivos, pueden afectar al aspecto general de las piezas en cuero. Sugerimos seguir nuestras indicaciones de cuidado y almacenamiento adecuadas para asegurarte la durabilidad de todas nuestras piezas.

  1. Su mantenimiento diario es importante. Pasar un paño de algodón seco por la superficie con mucho cuidado, sin presionar en exceso.
  2. Si entra en contacto con el agua evitar cualquier fuente de calor. Evitar usar secadores o calentadores. Recomendamos dejar secar lentamente, a temperatura ambiente y mantener la pieza suspendida. Sí, por el contrario, secamos el cuero de manera rápida con la ayuda de una fuente intensa de calor podrá llegar a cambiar su aspecto físico siendo este rígido y rugoso.
  3. En circunstancias de no uso, las piezas deben de permanecer en bolsas de protección especiales.
  4. El lugar donde se conserve la prenda tiene que tener cierta ventilación y una temperatura relativamente fresca, sin luz directa y altas temperaturas.

Cuidados de limpieza

Algo muy importante que debes de tener presente es que el cuero y la piel son materiales que, aunque provienen del mismo origen, tienen cuidados diferentes. En el caso del cuero, es importante que puedas quitar la suciedad de la parte externa primero con un paño de microfibra
seco y después humedecerlo con algún producto especial.

En el caso de las piezas de piel, su cuidado es aún más delicado, en ese caso debes considerar no solo el material en la parte externa, sino toda la parte interna y jamás utilizar agua para quitar la suciedad. El mantenimiento de las piezas de piel debe llevarse con cepillos especiales que permitan eliminar cualquier tipo de mancha o polvo acumulado.

Recomendamos para la limpieza profunda de ese tipo de prendas se realicen en lugares especializados.